Home / Noticias / No los compares, ¡disfrútalos!

No los compares, ¡disfrútalos!

Miriam Olivera | Brijeman

Alebrijes está de regreso en una semifinal de la Liga de Ascenso, primera que se disputará en el estadio del Instituto Tecnológico de Oaxaca. Una prueba difícil para los dirigidos por Irving Rubirosa, enfrente tendrán a Celaya, equipo que terminó la fase regular como líder general de la competencia, pero, vale la pena recordar que el equipo que parecía imbatible padeció para llegar a esta instancia y logró avanzar por su mejor posición en la tabla pues Correcaminos dio batalla y los puso a sufrir al terminar con un marcador global de 5 a 5.

Ya instalados en semifinales, habrá quién demerite el trabajo de la escuadra oaxaqueña,  al plantel o que incluso diga que en Oaxaca no hay afición o que un estado así no merece un equipo de fútbol profesional, conviene no olvidar que Roma no se construyó en un día. La afición, la que ha estado en las buenas y en las malas no merece que intenten medir el amor por su club en el número de personas que asisten al estadio, no merece que comparen su corta historia con la de equipos que llevan muchísimos años de existencia, es injusto que cuestionen a quiénes siguen ahí a pesar de ver cómo han “desmantelado” a su equipo… con calma y nos amanecemos, dice el dicho.

Nada es más sencillo que criticar sin conocer, que aquí a nadie le apasiona el fútbol, dicen, quiero creer que eso lo aseguran porque no han tenido la oportunidad de observar el rostro emocionado de quienes celebran un gol, porque nunca han visto a “esos pocos” alentar sin parar en los últimos minutos hasta quedarse sin voz esperando una hazaña, una de esas que sólo Alebrijes sabe hacer. Seguro lo dicen quienes nunca han platicado con el que viajó más de seis horas para estar en el estadio por primera vez, lo afirman los que nunca han tenido la oportunidad de ver a un niño llorar porque su jugador favorito no vestirá más estos colores, lo gritan a los cuatro vientos los que nunca han visto a un padre entrar emocionado de la mano de su hijo o hija y claro, tampoco los ha mirado reír y celebrar, juntos.

Mañana, tocará demostrar que Oaxaca ansia una final, valdría la pena al menos por 90 minutos, dejar de lado la negatividad, no pensar en si ampliarán el estadio o no, si los certificarán para poder ascender, olvidarse de la incertidumbre de cada torneo, ¿se van o se quedan?, olvidarse de los aficionados de ocasión. Concentrarse sólo en respaldar a su equipo, recordando el peso que puede llegar a tener el apoyo de los asistentes, y dejando a la Directiva la tarea de escuchar y atender estos pendientes.

Quienes decidan asistir al estadio, deberán acudir con la certeza de que sus jugadores dejarán todo en la cancha. ¿Por qué?,  ¿qué tiene este plantel de especial?, en palabras de Édgar Hernández, el capitán, “cada uno de nosotros sabemos que queremos hacer historia con este equipo. Sabemos que este equipo no ha tenido la oportunidad de pasar a una final y sabemos que es nuestro momento. El esfuerzo jamás en la vida es negociable”.

Miércoles 22 de noviembre, podría ser otra noche mágica, porque hay oportunidades que no deben desaprovecharse, porque “si no vas por todo, ¿a qué vas”, porque hablar de Alebrijes puede y debe seguir siendo sinónimo de grandes proezas, porque como dijo Jorge Valdano, “los líderes merecen esa diferenciación: algunos están hechos para hacer ruido, y otros, para hacer historia.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *